Lugares de interés y atracciones
Destino
About Chiang Rai

El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

Tags

How to go
-
-
-
insight Insight
general General Info.

El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • transport Transportation

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • accommodation Alojamiento

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • wheretogo Adónde ir

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • thingstodo Things to do

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • foodanddrink Comidas y bebidas

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.
  • shopping Compras

    El silencioso vecino de Chieng Mai, Chiang Rai, es una tierra de una belleza natural excepcional, donde los visitantes que busquen huir de las aglomeraciones podrán visitar tribus de montañas remotas, observar animales exóticos y ver por sí mismos el triangulo dorado, el antiguo centro del comercio mundial de opio.

    Chiang Rai estuvo deshabitada desde el siglo VII, pero no fue hasta 1262 cuando el rey Meng Rai la estableció como capital del reino de Lanna. La capital se reubicaría después a Chiang Mai y a partir de ahí Chiang Rai ha vivido a la sombra de su provincia vecina, aunque esto es algo bueno para los turistas.

    En la actualidad, Chiang Rai es un paraíso para los viajeros, dotado con abundantes atracciones naturales y antigüedades. Las atracciones van desde ruinas de antiguos asentamientos y santuarios budistas hasta magníficos paisajes de montaña y pueblos de tribus de las montañas. Para aquellos interesados en la parte natural de Chieng Rai, hacer excursiones por la jungla es una experiencia mágica. Podrán explorar las montañas del norte a lo largo de numerosas rutas de senderismo, muchas de las cuales discurren por los pueblos de varias tribus de montaña. Muchas de ellas aun mantienen un estilo de vida tradicional.

    El pueblo de Chiang Rai, que suele ser un poco más 'relajado'' que su popular vecino, compite ahora con Chiang Mai como atracción turística y se está convirtiendo rápidamente en una popular vía de escape para los turistas que quieren olvidar sus problemas.

    Chiang Rai, la antigua capital del gran reino de Lanna, es una fascinante provincia llena de maravillas culturales y naturales, en las que se incluyen el triángulo dorado, donde Tailandia, Laos y Birmania se unen: una zona que fue antaño el centro de la producción de opio, un comercio que ha tenido mucha influencia en la cultura y en el estilo de vida. Chiang Rai ha estado fuera del radar turístico muchos años, sus habitantes disfrutan de un ritmo de vida pausado y de un estilo de vida prácticamente tradicional y rural. Hasta nuestros días, clanes enteros viven juntos en casas de bambú y cada pueblo tiene su propio carácter.

    Hace poco que el turismo ha tenido un boom en Chieng Rai, donde los turistas vienen a explorar la belleza virgen de la las zonas rurales y a integrarse en la cultura indígena, en la que se incluye toda la variedad de diferentes tribus de las montañas. Por fortuna para los turistas, Chieng Rai también es un centro de desarrollo de proyectos para la comunidad, en los que se ayuda a los habitantes de los pueblos rurales a ampliar las atracciones turísticas sin que afecte negativamente a sus recursos naturales y culturales.

    Sugerencias

  • Infórmese en el Centro de Formación para Tribus de Montaña de la Asociación para el Desarrollo de la Población antes de organizar o hacer una excursión para visitar algún pueblo de una tribu de montaña.